Top » ESPAÑOL » ESTUDIA LA PALABRA DE DIOS » OCTAVO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - AÑO A - LECTURA DEL DÍA
OCTAVO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - AÑO A - LECTURA DEL DÍA

Is 49,14-15: Aunque una madre se olvidara de su hijo, yo no te olvidaré

Salmo 61: Descansa sólo en Dios, alma mía.

1 Cor 4,1-5: El Señor pondrá al descubierto los designios del corazón

Mt 6,24-34: No se agobien por el mañana

 

Uno de los elementos que caracterizan al Dios cristiano es su infinita generosidad para con sus hijos, que se expresa plenamente en la vida y misión de Jesús de Nazaret, quien con sus actitudes y comportamiento hacen presente el Reino de Dios, es decir, el amor y la solidaridad incondicional de Dios que sale al encuentro del ser humano, con el fin de darle vida en abundancia. Éste es el tema central de hoy.

 

El texto que leemos del profeta Isaías se enmarca en la época de la deportación en Babilonia, en donde la mayoría del pueblo de Israel pierde su confianza y esperanza en Yahvé a causa de la fuerte y violenta influencia religiosa, política y social de Babilonia y por la poca capacidad de espera y resistencia del mismo pueblo desterrado; Israel se siente abandonado y olvidado por Dios, siente que las promesas de liberación nunca se cumplirán, y se resigna y doblega por entero al dominio babilónico. La tarea del profeta es entonces animar la esperanza del pueblo resignado, por medio de la Palabra, haciéndole ver que Dios no le ha abandonado, que está ahí junto a él sufriendo y luchando por la liberación, que no lo ha olvidado y que lo ama entrañablemente como una madre ama a sus hijos. Con este texto, Isaías manifiesta la ternura de Dios, su preocupación de madre por el bienestar de sus hijos, distinta a la experiencia de sufrimiento en Babilonia. Dios actúa desde la ternura, desde la misericordia con quien sufre. Ésta es la manera como Yahvé anima y salva a su pueblo.

 

Pablo, en esta sección de su primera carta a los corintios, responde a las críticas de quienes, después de tomar partido por un anunciador del evangelio en particular y por una manera concreta de proclamarlo, juzgan el modo de actuar del mismo Pablo, juicio que es apresurado, poco fundamentado e inmaduro. Pablo les recuerda que lo importante para él es que lo consideren servidor y administrador fiel de los misterios de Dios, pues los creyentes sólo pueden ser eso y nada más. Por lo tanto, el juicio sobre la forma de servir y administrar de las personas le corresponde únicamente a Dios. Lo importante es el servicio fiel al misterio y la correcta administración de los carismas dados por Dios a los apóstoles. Lo que verdaderamente juzga Dios es la capacidad de servicio y entrega de los anunciadores del Evangelio; lo que a Dios le importa es qué misericordiosos y justos somos con nuestros hermanos, pues en esto se distingue a un legítimo apóstol de Cristo.

 

El texto del Evangelio de Mateo empieza anunciando la disyuntiva: o Dios o el dinero. El considerar "importante" la acumulación de dinero o riqueza es decididamente incompatible con servir a Dios, porque esta acumulación exige la dedicación del corazón del hombre, ocupa todo el hombre, y le hace imposible -por mucho que se lo propusiera- servir al mismo tiempo a Dios. El dinero, pues -con todo lo que implica de preocupación primordial por el propio provecho, por el bienestar como criterio definitivo, por el asegurar por encima de todo el tener más y más-, son el ídolo que resume todo lo que se levanta contra Dios: incluso, en el texto original de la lectura de hoy, se personifica el dinero con el nombre de "Mammón", para que quede claro que se trata de un ídolo que exige la misma lealtad que Dios.

 

El punto central de los vv. 25-35 es la exhortación a buscar sobre todo el Reino de Dios: ésta debe ser la primera preocupación del cristiano, la única preocupación verdaderamente importante. En Jesucristo, que vive totalmente orientado hacia el Padre, se nos manifiesta el Reinado de Dios. La gozosa preocupación del discípulo consistirá, por tanto, en orientar su existencia hacia Dios: en esto consiste la justicia del Reino.

 

Si el discípulo vive -como vivió Jesús- orientado hacia Dios, participa también de esta fe y de esta gozosa confianza en el Padre que se refleja en estos versículos. Las palabras de Jesús ponen el acento en el hecho de no preocuparse, repetido como un estribillo ("no estén preocupados por la vida...; ¿quién de ustedes, a fuerza de preocuparse...?; ¿por qué te preocupas...?; no andes preocupado pensando...; no te preocupes por el mañana").

 

No agobiarse por la comida, la bebida o el vestido no significa vivir en una ingenua despreocupación. Agobiarse por esto significará comprometer toda la vida y las energías de la persona en la adquisición de los bienes materiales, y perseguir esto, como preocupación fundamental de la vida, es propio de paganos (para los oyentes de Jesús, la mención de los paganos debía ser una expresión muy fuerte). Todo esto no enseña una confianza pasiva en la providencia, ni el desprecio de las necesidades del cuerpo, como opuestas a las del alma, sino que llama a una búsqueda de lo esencial y, en consecuencia, a una sosegada simplificación del tren de vida que llevamos. Son dos concepciones diferentes de la vida, pero nunca una oposición entre trabajo y ocio. La confianza en Dios da al creyente una mayor actividad.

 

El discípulo está llamado a vivir como hombre de fe en Dios, de quien provienen todos los bienes, especialmente la vida ("¿Quién de ustedes, a fuerza de agobiarse, podrá añadir una hora al tiempo de su vida?"). Y vivir con esta actitud de fe en Dios, que se preocupa incluso de los pájaros del cielo y de la hierba de los prados -sinónimo de algo pasajero- supone orientar la vida cara al Reino y trabajar con paz en el corazón y sin agobios -fruto de la fe en Dios y de la orientación de la vida hacia Él- por la vida de cada día.


This article was published on Friday 25 February, 2011.

Back to main topic: ESTUDIA LA PALABRA DE DIOS
ESTA VIUDA POBRE PUSO MAS QUE TODOS
CRISTO REGRESARÁ CON GRAN PODER Y GLORIA.
USTEDES DICEN QUE SOY UN REY
LA REALEZA DE JESUCRISTO
SU REDENCIÓN ESTÁ A MANO
¡NECESITAMOS EL ADVIENTO!
LAS PROMESAS DE DIOS
TODA LA CARNE VERÁ LA SALVACIÓN DE DIOS
LA INMACULADA CONCEPCION DE LA VIRGEN MARIA
¿“QUÉ DEBERÍAMOS HACER?”
EMMANUEL – ¡DIOS ESTA CON NOSOTROS!
NAVIDAD
“LA MADRE DE MI SEÑOR DEBERÍA VENIR A MI.”
VIMOS SU ESTRELLA ALZARSE Y HEMOS VENIDO A RENDIRLE HOMENAJE
EL BAUTISMO DE JESÚS
HOY ESTA ESCRITURA ES REALIZADO
CRUCIFIXION, RESURRECCION, Y ASCENCION DE JESUCRISTO
BENDITO SEA EL POBRE, EL DESAFORTUNADO DICHOSO USTED QUE ES RICO
LA VIDA Y TIEMPOS DE TOMÁS
SEAMOS MISERICORDIOSOS
JESÚS RESTITUYE A PEDRO
LA RESURRECCIÓN DE JESÚS
LA LUCHA CONTRA LA DUDA
AMOR INCOMPRENSIBLE
LOS TRABAJOS IDENTIFICADOS DEL ESPÍRITU SANTO
LA ASCENSIÓN DE CRISTO
VENI, SANCTE SPIRITUS
EL SACRAMENTO DE CONFIRMACIÓN
DÍA DE PENTECOSTÉS
DOMINGO DE PENTECOSTÉS - AÑO C
SABIDURÍA DE DIOS
SOLEMNIDAD DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD - AÑO C
EL PAN COMPARTIDO
EL SANTÍSIMO CUERPO Y SANGRE DE CRISTO – CICLO C
AMOR Y PERDÓN
ADULTERIO
LA SOLEMNIDAD DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS
IMMACULADO CORAZÓN DE MARIA
XI DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - AÑO C
XII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - AÑO C
NATURALEZA SACRAMENTAL DEL BAUTISMO
XIII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - AÑO C
XIII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - AÑO C
XIV DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - AÑO C
XIV DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - AÑO C
XIV DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - AÑO C
XV DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - AÑO C
XV DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - AÑO C
XV DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - AÑO C - BETANIA
ARREPENTIMIENTO
XVI DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - AÑO C
EL SERVICIO Y LA AMABILIDAD HACIA LOS EXTRAÑOS
XVI DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - AÑO C - BETANIA
XVI DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO – AÑO C
XVII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - AÑO C - BETANIA
XVII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - AÑO C
REZO
XVIII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - AÑO C
VANIDAD DE VANIDADES
XVIII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - AÑO C - BETANIA
XIX DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - AÑO C
XIX DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - AÑO C - BETANIA
LA ASUNCION DE LA VIRGEN MARÍA - BETANIA
LA ASUNCION DE LA VIRGEN MARÍA
XXI DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - AÑO C - BETANIA
XXII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - AÑO C - BETANIA
XXI DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - AÑO C
XXII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - AÑO C
XXIII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - AÑO C
XXIII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - AÑO C - BETANIA
XXIV DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - AÑO C - BETANIA
XXIV DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - AÑO C
XXV DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - AÑO C
XXV DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - AÑO C - BETANIA
XXVI DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - AÑO C
XXVI DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - AÑO C - BETANIA
XXVII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - AÑO C
XXVII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - AÑO C - BETANIA
XXVIII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - AÑO C
XXIX DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - AÑO C
XXVIII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - AÑO C - BETANIA
XXIX DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - AÑO C - BETANIA
XXX DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - AÑO C
XXX DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - AÑO C - BETANIA
XXXI DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - AÑO C
XXXI DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - AÑO C - BETANIA
XXXII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - AÑO C
XXXII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - AÑO C - BETANIA
XXXIII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - AÑO C
XXXIII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - AÑO C - BETANIA
JESUCRISTO – REY DEL UNIVERSO - AÑO C
JESUCRISTO – REY DEL UNIVERSO - AÑO C - BETANIA
PRIMER DOMINGO DE ADVIENTO - AÑO A – LECTURA DEL DÍA
PRIMER DOMINGO DE ADVIENTO - AÑO A - BETANIA
SEGUNDO DOMINGO DE ADVIENTO - AÑO A – LECTURA DEL DÍA
SEGUNDO DOMINGO DE ADVIENTO - AÑO A - BETANIA
TERCER DOMINGO DE ADVIENTO - AÑO A – LECTURA DEL DÍA
TERCER DOMINGO DE ADVIENTO - AÑO A - BETANIA
CUARTO DOMINGO DE ADVIENTO - AÑO A – LECTURA DEL DÍA
CUARTO DOMINGO DE ADVIENTO - AÑO A - BETANIA
LA NAVIDAD DEL SEÑOR – AÑO A - BETANIA
LA SAGRADA FAMILIA - AÑO A – LECTURA DEL DÍA
EPIFANÍA DEL SEÑOR - AÑO A - LECTURA DEL DÍA
BAUTISMO DEL SEÑOR - AÑO A - LECTURA DEL DÍA
SEGUNDO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - AÑO A - LECTURA DEL DÍA
SEGUNDO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - AÑO A - BETANIA
TERCER DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - AÑO A - LECTURA DEL DÍA
TERCERO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - AÑO A - BETANIA
CUARTO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - AÑO A - LECTURA DEL DÍA
CUARTO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - AÑO A - BETANIA
QUINTO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - AÑO A - LECTURA DEL DÍA
QUINTO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - AÑO A - BETANIA
SEXTO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - AÑO A - LECTURA DEL DÍA
SEXTO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - AÑO A - BETANIA
SÉPTIMO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - AÑO A - LECTURA DEL DÍA
SEPTIMO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - AÑO A - BETANIA
OCTAVO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - AÑO A - BETANIA
NOVENO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - AÑO A - LECTURA DEL DÍA
NOVENO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - AÑO A - BETANIA
EL PRIMER DOMINGO DE CUARESMA - AÑO A - LECTURA DEL DÍA
MIÉRCOLES DE CENIZA - AÑO A - BETANIA
SEGUNDO DOMINGO DE CUARESMA - AÑO A - LECTURA DEL DÍA
SOLEMNIDAD DE SAN JOSÉ - YEAR A - BETANIA
CUARTO DOMINGO DE CUARESMA - AÑO A - LECTURA DEL DÍA
CUARTO DOMINGO DE CUARESMA - AÑO A - BETANIA

Current Reviews: 0
Write Review
Tell a friend
Tell a friend about this article:  

 
 

Articles
New Articles
All Articles
All Topics
 ABOUT FR. LINH
 ENGLISH -> (266)
 ESPAÑOL -> (274)
 TIẾNG VIỆT -> (540)
 H.Y. NG. VĂN THUẬN
 Đ.C. NG. VĂN NHO
Articles RSS Feed

Quick Find